Una joven que llevaba años en una silla de ruedas recibió sanidad en pleno culto luego de que los niños de la iglesia clamaran a Dios por ella y su curación.

Joy Willis con 14 años recibió su sanidad ansiada mientras estaba en un culto de retiro para jóvenes, fue llamada al altar porque todos en sus corazones sabían que Dios podía hacer un milagro esa noche todos juntos en un solo clamor.

Desde los 7 años, la niña empezó a tener dolores en todo el cuerpo y cada vez eran más intensos; con 12 años le fue diagnosticado el síndrome de Ehlers-Danlos (EDS), lo que se conoce como la enfermedad del hombre elástico, la cual desarrolla más elasticidad de lo normal y a la vez causa grandes daños vasculares.

«Ella se movió y su cadera se movió, bostezó y su mandíbula se dislocó, sus costillas se dislocaron durante un abrazo, lo mismo sucedió con su hombro cuando se movió, su clavícula estaba dislocada y sus tobillos siempre estaban apoyados», dijo el padre de Joy, Robbie.