Dom. May 26th, 2024

Otra historia de fe brilla en los últimos días de los Juegos Olímpicos, pues una corredora ganó una medalla de plata con una frase cristiana escrita en un objeto bastante peculiar.

Marileidy Paulino, corredora de República Dominicana, se convirtió en la ganadora de la modalidad de los 400 metros femeninos de atletismo durante este viernes en Tokio, adjudicándose una presea de plata.

Cuando supo que era la ganadora de la prueba hizo algo particular: se sentó en la pista para quitarse un zapato y mostrarlo a las cámaras, donde claramente se veía la frase “Dios es mi esperanza. Amén”.

Además de la frase en su calzado y de correr con solo un zapato puesto por toda la pista celebrando, tomó la bandera de su país en una mano y en la otra puso en alto una Biblia de gran tamaño para luego arrodillarse a darle gracias a Dios por tan valioso logro.