de este martes con la amenaza de provocar peligrosas lluvias, marejadas e inundaciones, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense.

Nicholas, que ganó fuerza de huracán de categoría 1 cuando estaba por tocar tierra, soplaba con vientos máximos sostenidos de 120 km/hora, con ráfagas más fuertes.

Sin embargo, la tormenta tropical se debilitó al avanzar hacia el interior del estado de Texas, donde tocó tierra más temprano como huracán antes de ser degradado por los meteorólogos estadounidenses.

En su último boletín, de las 09H00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) estadounidense explicó que Nicholas, con vientos de 110 km/h, debería avanzar lentamente hacia el noreste, antes de pasar el miércoles por Luisiana, ya golpeado hace días por el huracán Ida.

Nicholas debería seguir debilitándose antes de convertirse en una depresión tropical el miércoles. El NHC prevé lluvias de entre 13 a 25 centímetros sobre la costa de Texas y el norte de Luisiana. Pero podrían alcanzar hasta los 50 centímetros en el centro y sur de Luisiana.

📸: AFP