Una encuesta reveló que cerca del 43,2% de la población hondureña se identifica como cristiana evangélica, superando a los católicos, que representan el 38,2%.

Honduras es una nación con libertad de culto, donde los ciudadanos son libres de practicar la religión que deseen, siempre y cuando esta no altere el orden público ni viole otras leyes.

El gobierno del país reconoce a la Iglesia Católica como su máximo representante religioso por tener una cantidad mayoritaria de seguidores; sin embargo, la comunidad evangélica ha ganado fieles a lo largo de los años.

Gracias a una encuesta publicada recientemente por Paradigma, un grupo de investigación, se pudo dar a conocer que el 43,2% de la población se identifica como cristianos evangélicos.