Refugiados ucranianos son bautizados después de recibir refugio de la iglesia

Mientras miles de refugiados de Ucrania llegaban a Estados Unidos a través de la frontera con México para refugiarse de la guerra, una iglesia en California abrió sus puertas y albergó a cientos de familias ucranianas.

Desde el inicio de la invasión rusa, Calvary Church San Diego, en la ciudad de Chula Vista, ya estaba involucrada en la ayuda humanitaria a Ucrania, enviando medicamentos al país y ayudando con el rescate.

Entonces, cuando los refugiados comenzaron a llegar a los EE. UU., los equipos de Calvary fueron a la frontera para recibir a los ucranianos y ofrecerles refugio temporal. «Ya estábamos orando; ya estábamos involucrados. Cuando nos enteramos de la oportunidad en la frontera, fue natural; esto es lo que debemos hacer», dijo el pastor de Calvary, Phil Metzger, a The Christian Post.

Según el pastor, en la primera noche, más de 100 ucranianos se refugiaron en el templo. En los días siguientes, el número se disparó a por lo menos 400 y los miembros de la iglesia también comenzaron a recibir refugiados en sus hogares

Phil dijo que no fue difícil encontrar 100 miembros dispuestos a abrir sus hogares a los ucranianos. «La gente se inspiró. Simplemente vieron la inmensidad de la necesidad y se lanzaron sobre ella», dijo el líder.

Muchos refugiados también asistieron a los servicios del Calvario y algunos fueron bautizados en agua durante el servicio de Pascua el mes pasado.

Los esfuerzos de socorro en la iglesia en Ucrania costaron medio millón de dólares y los fondos se recaudaron a través de donaciones en el sitio web de la denominación. Según Phil, los miembros fueron generosos y cubrieron el costo de alojar a los ucranianos en sus casas.

Restaurantes, negocios locales y otras iglesias también ayudaron a dar la bienvenida a las familias. Como Calvary solo ofrecía refugio temporal, organizaciones como Samaritan’s Purse proporcionaron alojamiento a largo plazo para los refugiados.

El pastor Phil informó además que la mayoría de ellos, que han recibido visas humanitarias en los EE. UU., están ansiosos por regresar a su nación.

«’Mi trabajo se ha ido. La casa en la que solíamos vivir ha sido destruida. No tenemos ningún lugar. Esta es nuestra única opción’. Escuchamos mucho estas cosas. Los niños siempre decían cosas como, ‘No quiero estar en Estados Unidos, en casa’. Querían volver a su casa, a su cama, a su vida», dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.