Jue. Jul 11th, 2024

FMI rebaja previsión de crecimiento mundial para 2023: así le irá a la economía.

La economía global continuará frenándose en 2023 y solo crecerá el 2,8 % este año y el 3 % el que viene, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que advierte de que estas cifras son históricamente muy bajas aunque recalca que en ningún caso suponen una recesión.

El FMI publicó este martes su informe de perspectivas económicas mundiales, en el que recalca la incertidumbre que sigue reinando en el panorama global, con muchos países aún absorbiendo los efectos de la pandemia o de la invasión rusa de Ucrania, una inflación aún muy elevada y unas condiciones financieras más restrictivas que dificultan la recuperación.

Pero además subraya que los recientes episodios de volatilidad en el sector bancario han hecho que la “niebla” que se cierne sobre la economía global sea ahora más “espesa”.

En cualquier caso, el Fondo descarta la recesión.

“Nuestra proyección base para 2023 es un crecimiento relativamente bajo del 2,8 %, que no es una recesión global ni mucho menos”, dijo en una rueda de prensa el director de investigación del FMI, Pierre Olivier Gourinchas, responsable del informe de perspectivas globales.

Gran parte de la ralentización de 2023 se deberá al bajo crecimiento de las economías más desarrolladas, que verán su Producto Interior Bruto (PIB) aumentar apenas un 1,3 % respecto a 2022.

El panorama por países y regiones

El crecimiento caerá del 3,4 % en 2022 al 2,8 % en 2023, antes de subir lentamente y establecerse en 3 % durante cinco años: “el pronóstico a mediano plazo más bajo en décadas”, afirma el Fondo en la actualización de sus Perspectivas de la Economía Mundial.

Significativo es el caso de Alemania, para la que el FMI rebaja en dos décimas sus previsiones de 2023 y ahora calcula una leve caída, del 0,1 %, o el Reino Unido, donde a pesar de mejorar algo la previsión el Fondo calcula un retroceso en 2023 del 0,3 %.

La zona euro solo crecerá el 0,8 % este año y el 1,4 % el que viene. De las grandes economías europeas, España sigue siendo la que más crece, el 1,5 % este año y el 2 % el que viene.

La primera economía del mundo, Estados Unidos, ve mejoradas algo sus perspectivas pero no remonta mucho: Crecerá el 1,6 % este año y el 1,1 % el que viene, según el informe.

Y frente al enfriamiento de las grandes, son las emergentes las que más empujan: crecerán un 3,9 % este año y un 4,2 % en 2024, impulsadas principalmente por el avance de China y la India.

Por su parte, Latinoamérica y el Caribe crecerán ligeramente en 2023 pero seguirán enfrentándose a una alta inflación. El informe estima que la región crecerá un 1,6 % este año, dos décimas por debajo de lo esperado anteriormente, y muy lejos del crecimiento del 4 % que registró en 2022.

Según el informe, Latinoamérica crecerá un 1,6 % este año.

Foto: 

iStock

Los riesgos en 2023

Con todo, los expertos del FMI advirtieron de la “sombra” que se cierne sobre la economía mundial con la reciente incertidumbre bancaria, que estalló tras la quiebra en Estados Unidos del Silicon Valley Bank (SVC), lastrado por la política de tipos altos de la Reserva Federal (Fed) para combatir la inflación.

Gourinchas detalló que la situación les ha llevado a poner un mayor énfasis en los riesgos a los que se enfrentaría la economía global en caso de que una mayor incertidumbre llevara al sector bancario a restringir el crédito que ofrece a sus clientes.

Este escenario supondría “un crecimiento cercano a cero del PIB per cápita” en 2023 que, sin embargo, serviría también para reducir la inflación en torno a un punto porcentual, de acuerdo con el informe.

Oficina de Silicon Valley Bank en Tempe, Arizona

Foto: 

AFP

Otro de los riesgos identificados por el FMI es que la inflación se mantenga elevada más tiempo del previsto, lo que obligaría a los bancos centrales a continuar con su política de tipos altos durante más tiempo del esperado, lo que a su vez enfriaría todavía más la economía.

La persistente inflación, que según Gourinchas se mantendrá este año en torno al 7 % a nivel global, contribuirá a generar un ambiente de incertidumbre en el que cualquier problema inesperado puede generar una crisis más duradera.

El organismo espera que para 2024 las presiones inflacionarias se hayan suavizado hasta el 4,9 %, añadió el economista.

Hay mucha incertidumbre ensombreciendo las perspectivas a corto y medio plazo

El Fondo identifica además otros posibles escenarios adversos, como un crecimiento más bajo del esperado de la economía China, que podría tener un efecto adverso sobre los países exportadores de materias primas, o una escalada de la guerra en Ucrania que contribuya a las presiones inflacionarias.

“Hay mucha incertidumbre ensombreciendo las perspectivas a corto y medio plazo mientras la economía global se recupera de los sobresaltos de 2020-2022”, explica el informe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *