Noticias Vida Cristiana

Tres maneras de combatir contra tus miedos

Cuando no podemos entender cómo un Dios bueno permite circunstancias difíciles, nuestra confianza en él se ve afectada. Aún así la Biblia nos da una solución.

Hace años, me enfrenté al miedo constante de que mi enfermedad de Lyme se reactivara y con ella las posibles lesiones que debilitarían aún más mi cuerpo débil. Todos los días luché con respecto a lo que podría depararme el futuro: ¿alguna vez me curaré del Lyme? ¿Recuperaré mi energía o la fatiga crónica será mi nueva normalidad? ¿Podré tener hijos? ¿Dios todavía me cuidará?

Cuando no podemos entender cómo un Dios bueno permite circunstancias difíciles, nuestra confianza en él se ve afectada. Nuestras mentes giran con preguntas sin respuesta: ¿Qué pasa si mi cónyuge muere en un accidente repentino? ¿Qué pasa si pierdo a este bebé? ¿Qué pasa si los resultados de mi prueba son positivos? ¿Qué pasa si no encuentro otro trabajo? Pero a menudo no hacemos la pregunta más importante: ¿Cómo puedo aprender a confiar en Dios, pase a lo que pase?

El Salmo 34, el hermoso poema de David sobre la bondad de Dios, nos ayuda a responder esta pregunta. Su estilo acróstico muestra la extensión de la bondad de nuestro Señor cuando David nos lleva a través del alfabeto hebreo, una “A a la Z” de la naturaleza benevolente de nuestro Dios.

No hay duda de que David luchó con la bondad de Dios; muchos de sus salmos proporcionan pruebas (ver Salmos 68-70). Pero cuando llegaron las pruebas y la sombra de la muerte lo envolvió, David confió en lo que sabía que era absolutamente y siempre cierto: Dios es bueno (Salmos 68-70). Pero cuando llegaron las pruebas y la sombra de la muerte lo envolvió, David confió en lo que sabía que era absolutamente y siempre cierto: Dios es bueno.

En este salmo, David nos guía a través de tres pasos para confiar en Dios y luchar contra nuestros temores.

1. Combata sus miedos con elogios

Embed from Getty Images

Cuando David escribe el Salmo 34, es un joven agotado y angustiado que se ha escapado del rey de Israel, Saúl. Saúl ha estado tratando de matar a David.

¿Te imaginas ser cazado? ¿No tienes lugar para recostar tu cabeza porque te estás escondiendo en cuevas? ¿Nunca sabes en quién confiar? ¡Espantoso! Sin embargo, en medio de sus terribles circunstancias, David alaba a Dios: “Bendeciré al Señor en todo momento; su alabanza estará siempre en mi boca” (Salmo 34:1).

David sabe que hay poder en la alabanza, como hay poder en el miedo. Al elegir alabar a Dios por lo que sabe que es verdad sobre el carácter de Dios, David abruma sus dudas y temores con la verdad. En lugar de seguir a su corazón, él dirige su corazón. Practica alabanzas con sus labios, lo que lleva a su corazón a una postura de alabanza.

En lugar de seguir a su corazón, él dirige su corazón.

Podemos hacer lo mismo: para profundizar nuestra confianza en la bondad de Dios, vivimos la definición de confianza. Cultivamos un corazón que está seguro de lo que esperamos y seguro de lo que no vemos (Hebreos 11:1).

Alabamos a Dios con la boca incluso cuando nuestras mentes y corazones están lidiando con su bondad. Caminamos por fe, no por vista.

2. Combata sus miedos con el recuerdo

Embed from Getty Images

A continuación, David reflexiona sobre un momento en el que fingió locura para escapar de un enemigo (ver 1 Sam. 21). Él relata la bondad de Dios para rescatarlo: “Este pobre hombre lloró, y el SEÑOR lo escuchó y lo salvó de todos sus problemas” (Sal. 34:6).

El acto consciente de recordar la fidelidad pasada de Dios hacia nosotros profundizará nuestra confianza en su bondad presente.

En su comentario sobre el Salmo 34, Charles Spurgeon dice: “Es bueno marcar nuestras misericordias con monumentos bien tallados”, que es precisamente lo que hace David. La escritura está llena de memoriales. Con frecuencia, Dios le ordena a su pueblo que recuerde sus obras (por ejemplo, Jos. 4:7; Lucas 22:19). ¿Por qué? Porque él sabe que somos olvidadizos, y sabe que el recuerdo fortalece nuestra fe y combate el miedo.

Entonces, cuando luchas con miedo, recuerda su fidelidad:

¿Cómo te salvó Dios por su gracia?
¿Qué oraciones ha respondido Dios en tu pasado?
¿De qué problemas te ha rescatado?
¿Qué temores te ha ayudado a superar, aunque sea gradualmente?

3. Lucha contra tus miedos con perspectiva eterna

Embed from Getty Images

David ahora lleva su poema al clímax con una declaración sobre la bondad de Dios y una exhortación al pueblo de Dios:

¡Oh, prueba y mira que el SEÑOR es bueno!
¡Bendito el hombre que se refugia en él!
¡Oh, temed al SEÑOR, vosotros sus santos,
porque los que le temen no tienen falta!
Los leones jóvenes sufren hambre y hambre;
pero a los que buscan al SEÑOR no les falta nada bueno.
Salmo 34: 8-10.

Cuando luchamos con la bondad de Dios, a menudo es porque él ha tomado, cambiado o retenido algo que creemos que necesitamos o merecemos.

Algunas veces nuestras pérdidas son extraordinarias, y otras son privaciones diarias, comunes a muchos de nosotros. En cualquier sufrimiento, ya sea pequeño o que altere la vida, el Salmo 34 expresa nuestra cierta esperanza: a los que le temen no les falta nada. Los que le temen tienen todo lo bueno.

Con el Señor, incluso al perder algo bueno, no nos falta nada. Con el Señor, incluso al ganar algo malo, tenemos todo lo bueno.

¿Pero como puede ser ésto?

Las palabras de David nos señalan al Salvador que viene y al Rey resucitado. Nuestro pecado significa que merecemos probar la muerte. Pero, sorprendentemente, ¿qué nos ofrece Dios en su lugar? Podemos mirar hacia atrás en el Salmo 34 para ver nuestra respuesta: “El Señor redime la vida de sus siervos; ninguno de los que se refugian en él será condenado” (Sal. 34:22).

Dios nos ofrece un Redentor en su Hijo. Nos ofrece un refugio de la condena que merece nuestro pecado. Cuando nuestros peores temores se cumplen (o cuando tememos que lo hagan), podemos “probar y ver” la comunión de Jesús con nosotros en el sufrimiento. Su agonía produjo sudor sangriento cuando anticipó su mayor miedo ––beber la copa de la ira de Dios en la cruz–– y su miedo se cumplió mientras saboreaba la muerte en nuestro lugar.

Nuestra confianza en la bondad de Dios se profundizará al “probar y ver” el poder de la resurrección de Jesús. Él venció la muerte para que nunca pudiéramos saborear la muerte nosotros mismos, sino, en cambio, morar en su amor salvador y su vida eterna.

Este artículo fue publicado originalmente en The Gospel Coalition por Kristen Wetherell, esposa, madre y escritora. Es autora de Fight Your Fearsy coautora del galardonado libro Hope When It Hurts . Ella escribe regularmente para publicaciones digitales y le gusta enseñar la Biblia a las mujeres en conferencias y retiros. 

Acerca de Desafío Online

Somos el primer periódico cristiano en Colombia desde 1970. Desafío Medios incluye una variada programación radial, audiovisual y escrita para dar a conocer lo que ocurre en la Iglesia Cristiana, Colombia y el mundo.