Jugador más valioso de la NFL dejó su carrera para hacer la voluntad de Dios y alimentar a los necesitados

El exjugador de la NFL Jason Brown se retiró para hacer la voluntad de Dios y alimentar a los necesitados. Después de ser uno de los jugadores mejores pagados del fútbol americano, un atleta renunció a su carrera para alimentar a los necesitados como parte de la voluntad de Dios. Con 26 años y una prometedora carrera, Jason Brown ganaba $ 37.5 millones por partido pero hoy en día su vida está muy alejada del deporte

“La gente me dice que estoy loco, me dicen que soy un estúpido por no ganar millones de dólares. Porque si tienes la oportunidad de jugar en la NFL y no la tienes, podrías ser una obviedad», dijo Brown para Tamron Hall ShowLuego de una derrota en su equipo, decidió vivir lo que sería realmente su vocación inspirado por la vida de su hermano, quien murió en la guerra. “Lo mataron en el trabajo, sirviendo a nuestro país en Irak y Afganistán”, recuerda. «Cuando cumplí 27 años, la edad que él tenía cuando lo mataron en el cumplimiento de su deber, me hizo reflexionar profundamente y decir, ¿qué más puedo hacer?».

“Vivía una vida de entretenimiento, de materialismo, y estaba listo para dar ese salto a la obra de Dios”, explicó Brown, que ahora tiene 38 años. Brown decidió vivir su vida para tal propósito y seguir la voz de Jesús, “Le pregunté a Jesús ¿qué debo hacer? Tenía todos estos talentos, recursos y bendiciones… ¿Qué puedo hacer con eso? Y Jesús dijo: alimenta a mi pueblo”, dice. Sin saber de agricultura, dejó su mansión y se mudó con su familia a una granja de Carolina del Norte para cultivar, sembrar y cosechar alimentos con el que ayuda a los que no tienen.

“Antes tenía que pelear con hombres de más de 130 kg en la línea defensiva. Ahora tengo que pelear vacas de más de 450 kg”, contó. Brown incluso se preguntó si estaba guiando a su familia en la dirección correcta, pero decidió confiar en lo que Dios había dicho. Y aunque tuvo dudas de que no estaba haciendo lo correcto, decidió confiar en Dios y su palabra; hoy la «Primera Granja de Frutos» brinda alimentos a los necesitados. Su programa «Wisdom for Life» hace que todo lo cultivado vaya directo como donación a los pobres. Alrededor de 1,6 millones de alimentos desde 2014 han sido donados desde First Fruits Farm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.