Protestas en Venezuela amenazan con desinflar burbuja de mejoras económicas.

Luego de un 2022 apaciguado de protestas, Venezuela inicia el 2023 con manifestaciones de calle lideradas por maestros, profesores y trabajadores de la salud, quienes amenazan con un paro nacional si el gobierno de Nicolás Maduro mantiene la política de salarios bajos.

Un profesor tiene un ingreso de unos 500 bolívares, es decir 30 dólares al mes. La inflación sigue haciendo mella y la burbuja de recuperación económica que experimentó el país a partir de marzo de 2022 cuando oficialmente salió de la hiperinflación, parece que está por estallar.

Este lunes salieron a las calles en varios estados del país luego de que el fin de semana el Gobierno ordenó la entrega de un bono de 580 bolívares, desatando la molestia del gremio docente, que comenzó la semana pasada a salir tímidamente a manifestar.

Fuera de las aulas de clases, amenazan con irse a un paro nacional. “Es un paro patronal porque es el patrono que no permite que los docentes puedan llegar a sus trabajos. No podemos trabajar todos los días porque no tenemos salarios”, dijo Griselda Sánchez, Secretaria de Contratación Colectiva y Reclamos del Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital.

Además de aumento de salario y respeto a la contratación colectiva, los educadores solicitan la destitución de la ministra de Educación, Yelitze Santaella, quien no se ha pronunciado sobre las peticiones hacia su ministerio.

En Caracas, los trabajadores cambiaron la ruta de la manifestación para evitar choques contra el oficialismo, que también salió a las calles pero en conmemoración de la muerte de uno de sus dirigentes, Robert Serra.

Para esta caminata, tomaron parte de la ruta inicial planteada por los maestros, que era hasta el Ministerio de Educación.

Los maestros prefirieron llegar hasta la sede del Ministerio Público y exigir justicia ante los atropellos que, según ellos, han sido sometidos. 

No podemos trabajar todos los días porque no tenemos salarios

“Ellos dicen que ahora producen menos petróleo, eso es culpa de ellos que no han sabido gerenciar esa empresa y la quebraron”, dijo la profesora Elsa Castillo, quien ha sido una de las voceras del gremio en los últimos meses.

Para los educadores, el ajuste salarial debe ser de unos 1.000 dólares mensuales, pues de lo contrario continuarán en las calles y con la amenaza de paro nacional.

Según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) en diciembre de 2022, un trabajador con sueldo mínimo solo cubre el 2,77 por ciento de la canasta alimentaria compuesta por 80 productos. Un empleado público gana menos de 7 dólares al mes.

Según cálculos del OVF, diciembre cerró con una inflación de 37,2 por ciento, la mayor de los últimos 20 meses en el país que en el último trimestre ha experimentado una aceleración de los precios y con el temor de la vuelta a la crisis que azotó a la nación entre 2013 y 2020.

La inflación anualizada fue de 305,7 por ciento. El organismo independiente insiste en que el alza de los precios de los alimentos ha golpeado con “especial intensidad a los sectores de menores ingresos”.

En la memoria y cuenta presentada hace unos días por el presidente Nicolás Maduro, este aseguró que la recuperación del país se mantenía. Culpó nuevamente a las sanciones estadounidenses de haber reducido los ingresos de la nación y contabilizó pérdidas de 232 mil millones de dólares desde que estas fueron impuestas por el gobierno de Barack Obama y ampliadas por Donald Trump.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *