Acusan a Greta Thunberg de haber fingido su arresto en protestas en Alemania.

Un video de la joven activista medioambiental sueca Greta Thunberg mientras era detenida por la policía alemana por participar en una protesta contra la ampliación de una mina de carbón generó revuelo este miércoles en las redes. Algunos usuarios la acusaron de haber hecho un “montaje” para la gente.

Según las versiones iniciales, la joven fue detenida brevemente este martes en Alemania junto a otros manifestantes durante una protesta contra la expansión de una mina de carbón en el oeste del país.

En unas fotos difundidas por AFP, se ve a la activista, vestida de negro, llevada por tres policías que la cargan por los brazos y las piernas, cerca del pueblo de Lützerath.

Las personas fueron detenidas después de que “se separaran de la manifestación” y corrieran hacia el borde de un pozo abierto, indicó la policía.

Sin embargo, un día después de su arresto, usuarios en Twitter expusieron imágenes de la detención e insinuaron que “fueron montadas para las cámaras”, ya que se ve a Greta “riendo y bromeando con la policía y el equipo”.

En el video difundido en redes sociales, se ve a la joven activista de pie junto a dos agentes de policía. Uno de los uniformados la sujeta de la mano mientras ella se ríe con otro manifestante.

Los usuarios en redes fueron más allá y empezaron a cuestionar el propio activismo de la joven.

Protestas contra mina de carbón

Thunberg y los demás activistas fueron alejados este martes de la “zona de peligro” en autobús y los agentes verificaron su identidad antes de dejarlos en libertad, precisó un portavoz de la institución.

Fueron retenidos durante “varias horas”, ya que había muchos manifestantes, explicó, sin dar una cifra exacta del número de participantes. En ningún momento los activistas estuvieron formalmente detenidos, aseguró.

Thunberg, de 20 años, está en Alemania desde el sábado, cuando participó en una manifestación que reunió a miles de personas en Lützerath.

La marcha se organizó en apoyo a los últimos activistas que ocupaban el pueblo para oponerse a la ampliación de una mina de carbón a cielo abierto. “Es una vergüenza que el gobierno alemán llegue a acuerdos y compromisos con empresas como RWE”, el grupo energético alemán, declaró la joven desde una tribuna.

La localidad, situada en la cuenca renana -entre Düsseldorf y Colonia-, debe desaparecer para permitir la expansión de una inmensa mina de lignito a cielo abierto, una de las mayores de Europa, explotada por RWE.

Para impedirlo, cerca de 300 activistas ocuparon el pueblo. Los dos últimos abandonaron el lugar el lunes, tras la operación policial de desalojo de su campamento.

La manifestación del sábado congregó a más de 15.000 personas -según cifras de la policía- y terminó con enfrentamientos que dejaron una decena de heridos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *