Mar. Feb 27th, 2024

Grupo de 20 colombianos y 8 perros viaja a Turquía para apoyar los rescates

El equipo estará 11 días en ese país apoyando las labores de rescate y apoyo a víctimas.

El devastador terremoto que afectó a Turquía ha causado la muerte de más de 30.000 personas y al menos 80.000 están heridas luego de los terremotos de magnitud 7,7 y 7,6 que devastaron, principalmente, el sureste de ese país. La situación es dramática, pues se trata de la peor emergencia que han vivido en los últimos años. 

Varios países han enviado paquetes de ayuda para apoyar las labores de rescate y atención a las miles de víctimas. En el caso de Colombia, la Cancillería anunció que un equipo urbano de búsqueda y rescate, integrado por 20 personas y 8 perros, viaja este lunes a las zonas afectadas de Turquía para apoyar a los afectados por el terremoto. 

Esta misión, según el Ministerio de Relaciones Exteriores, durará 11 días. En los próximos días también tienen contemplado enviar una brigada médica de emergencia conformada por 25 personas para la atención de los heridos.

Ha pasado una semana desde que se registró el fuerte movimiento telúrico y las labores de rescate continúan, pero a medida que pasan las horas, la desesperanza crece, pues las posibilidades de hallar a personas con vida se reducen. 

El enfermero del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de Cataluña (España), experto en asistencia de víctimas atrapadas y en supervivencia, Ramón Pedrosa Cebador, explicó en una entrevista con la agencia EFE que “pueden pasar hasta siete días antes de perder la esperanza de encontrar personas con vida” tras un terremoto como el ocurrido hace una semana en Turquía y Siria.

Pedrosa Cebador, que es especialista en el denominado ‘síndrome de aplastamiento’ y coordinador de prácticas del Máster de Urgencias y Emergencias Sanitarias de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC), advierte que muchas de las víctimas rescatadas de entre los escombros en Turquía y Siria sufren este síndrome, que deriva en lesiones metabólicas y estrés postraumático.

“El ‘crash syndrome’, o síndrome de aplastamiento, se da cuando una persona queda confinada o sepultada y, a las cuatro o seis horas de estarlo, el organismo empieza a liberar toxinas, como hemoglobina o potasio, que pueden resultar nocivas y derivar en lesiones metabólicas, como insuficiencia renal o fallos respiratorios, y estrés postraumático”, detalla el especialista en asistencia inicial a víctimas del síndrome.

La afectación de esta patología es mayor en “edades extremas”, es decir, en edades avanzadas o pediátricas, y en personas con patologías previas, como cardiopatías o problemas respiratorios, ya que “los mecanismos de compensación en ambos casos no son los mismos que los de un adulto sano, por lo que les pueden quedar secuelas más importantes”.

“Se dice que las personas pueden estar un día sin beber y una semana sin comer, pero la probabilidad de encontrar a las víctimas sepultadas con vida disminuye notablemente a partir de las 72 horas, aunque Naciones Unidas argumenta que factores como el acceso a hidratación de la persona sepultada o el material de la construcción de las viviendas pueden prolongar el periodo hasta los cinco o siete días”, subraya el especialista.

Algunos expertos advierten que puede haber hasta 150.000 cuerpos aún bajo los restos de los miles de edificios derruidos.

Una mujer de 40 años pudo ser localizada con vida después de 170 horas atrapada entre los restos de una vivienda en la ciudad de Gaziantep, mientras que en Antakya, un hombre fue encontrado con vida.

Aura Saavedra Álvarez
REDACCIÓN POLÍTICA con información de INTERNACIONAL


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *