Jue. Jul 11th, 2024

Presidente de Turquía, Recep Erdogan, vincula la segunda vuelta con un golpe militar

El presidente de Turquía, el islamista Recep Tayyip Erdogan, ha vuelto a vincular las elecciones con un golpe de Estado, al asegurar este martes que la segunda vuelta de las presidenciales, el 28 de mayo, se celebrará al día siguiente del aniversario de la asonada de 1961.

Aquel golpe acabó con la deposición y ejecución del primer ministro conservador Adnan Menderes, al que Erdogan considera un referente ideológico. “Si dios quiere, vamos a convertir el día 28 de mayo en el comienzo del siglo de Turquía”, dijo el líder islamista en la red social Twitter.

Ya durante la campaña para las presidenciales y parlamentarias que tuvieron lugar el pasado domingo, Erdogan comparó las elecciones con el golpe fallido que él mismo sufrió en 2016.

El jefe de Estado y Gobierno ganó el domingo sus terceras elecciones presidenciales con el 49,5 % de los votos, rozando la mayoría absoluta que habría evitado la segunda vuelta dentro de quince días.

En esa segunda ronda se enfrentará a Kemal Kiliçdaroglu, el líder de la oposición, que se quedó en el 45 %.

El AKP, el partido de Erdogan, ha ganado las parlamentarias y ha mantenido, gracias al apoyo de sus aliados ultranacionalistas e islamistas, la mayoría absoluta en el Hemiciclo, pese a haber perdido 22 escaños.

La oposición enfrenta una difícil segunda vuelta

La inesperada victoria electoral este domingo del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha puesto a una desmoralizada oposición ante el difícil reto de darle la vuelta a un resultado en el que pesará mucho su capacidad de atraer a votantes conservadores sin perder el apoyo de la izquierda kurda.

Con más de 2,5 millones de votos de ventaja, Erdogan prometió incluso este martes que el 28 de mayo, día de la definitiva segunda ronda en las presidenciales, logrará un triunfo que marcará “el comienzo del siglo de Turquía”.

El presidente, que lleva dos décadas en el poder, le dio el domingo la vuelta a los sondeos que auguraban su derrota y logró el 49,5 % de los votos, apenas por debajo de la mayoría absoluta que habría evitado esa segunda vuelta.

Kemal Kiliçdaroglu, al frente de un bloque opositor de socialdemócratas, nacionalistas e islamistas, se quedó con el 45 %.

El líder opositor aseguró que el principal mensaje que salió de las urnas el domingo es que el país quiere cambio.

 

Lo cierto es que Erdogan perdió la mayoría absoluta que ganó en las presidenciales de 2014 y revalidó en 2018. Por primera vez, se ve forzado a acudir a una segunda vuelta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *