Mar. Feb 27th, 2024

¿Rusia y Ucrania podrían volver a negociar? Esto respondió Moscú sobre posible arreglo

Un diario ruso publicó este martes que las conversaciones podrían reanudarse en un país occidental.

Rusia declaró este martes que sigue abierta a negociar un arreglo en Ucrania, pero recalcó que lo importante para Moscú es alcanzar los objetivos planteados en el marco de la campaña militar.

“El presidente (ruso, Vladímir Putin) ha dicho en reiteradas ocasiones que los importante para nosotros es conseguir nuestros objetivos”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a la cadena de televisión RTVI.

Cuando lanzó la campaña militar en Ucrania, el 24 de febrero de 2022, el mandatario ruso señaló que sus objetivos eran “desmilitarizar” y “desnazificar” el vecino país.

El portavoz de la Presidencia subrayó que “desde luego” Rusia preferiría alcanzar su metas con “medios político-diplomáticos”. “Es por eso que mantenemos nuestra disposición a negociar”, dijo Peskov, que recordó que el proceso negociador fue interrumpido por la parte ucraniana.

Mantenemos nuestra disposición a negociar

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, prohibió por decreto negociar con Rusia, mientras Putin siga al frente del Kremlin.

“Ellos mismos (los ucranianos) reconocieron que esto se hizo por instrucción del Reino Unido, de los británicos”, subrayó el portavoz del Kremlin.

Peskov calificó de “conclusión teórica” la publicación del diario ruso “Izvestia” acerca de que las conversaciones entre Moscú y Ucrania podrían reanudarse en territorio de un país occidental, por ejemplo, Hungría.

Dimitri Peskov

Peskov aseguró que lo importante para Moscú es alcanzar los objetivos planteados en el marco de la campaña militar.

Foto: Efe

Y es que actualmente Ucrania afronta un futuro incierto tras constatar que la contraofensiva lanzada hace seis meses no ha producido los resultados esperados.

Hace medio año las tropas ucranianas asesoradas por Estados Unidos iniciaron en el sur su mayor ofensiva desde el inicio de la guerra con el fin de llegar al mar de Azov, pero dicha operación no pudo cambiar la suerte de la contienda.

Mientras, las fuerzas rusas han recuperado claramente la iniciativa desde octubre y estrechan el cerco en torno al bastión de Avdivka, en el corazón del Donbás y también en Kúpiansk (Járkov), en el noreste.

Aunque nadie quiera reconocerlo públicamente en Kiev, la contraofensiva ucraniana parece haber encallado definitivamente con la llegada del invierno.

Nada más cumplirse los seis meses, el periódico The Washington Post hizo un balance y la conclusión no puede ser más negativa para los planes del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Aunque las tropas ucranianas avanzaron casi 20 kilómetros entre campos minados, liberaron varias localidades y recuperaron más de 500 kilómetros cuadrados, la operación ha sido considerada fallida.

Ucrania

Militar ucraniano en la región de Jarkov.

Foto: AFP

La falta de resultados ya creó fricciones entre la Presidencia y el generalato, tensiones que ya han llegado a oídos del pueblo ucraniano y, lo que es más importante, de Occidente, incapaz de satisfacer las necesidades de armamento, munición y aviones de Kiev.

El plan inicial era alcanzar la costa en 60-90 días, lo que permitiría al ejército ucraniano poner una cuña en el corredor terrestre ruso que une el Donbás con la anexionada península de Crimea.

Los asesores estadounidenses aconsejaron a los ucranianos atacar en una zona concreta del frente -en dirección a la ciudad de Melitópol-, pero los generales ucranianos prefirieron avanzar también hacia el puerto de Berdiansk (Azov) y Bajmut (Donetsk).

Además, Washington insistió en que, para sorprender al enemigo, los ucranianos debían lanzar su contraofensiva una vez terminado el invierno en abril, pero Kiev la retrasó hasta junio, lo que permitió a los rusos ampliar las fortificaciones y la superficie de campos minados.

Según el diario, estadounidenses y ucranianos también minusvaloraron la capacidad de Rusia para soportar un gran número de bajas en sus filas

Volodimir Zelenski

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.

Foto: EFE

Kiev adujo que el armamento que solicitó a sus aliados occidentales llegó tarde y en mal estado, extremo que fue negado por Washington.

Además de carecer de equipos de desminado, los ucranianos aseguran que algunos de los vehículos de combate Bradley y Marder, y los tanques Leopard llegaron estropeados o carecían de orugas y equipos de radio, lo que los convertía en poco más que chatarra.

La ayuda a Ucrania sigue enredada en una disputa partidista sobre la seguridad fronteriza de Estados Unido

Las cosas pintan tan mal, que Zelenski se dirigirá personalmente a los senadores estadounidenses antes de que estos voten esta semana un paquete presupuestario de más de 100.000 millones de dólares que incluye ayuda militar tanto para Ucrania, que recibiría unos 61.000 millones, como para Israel.

La ayuda a su país sigue enredada en una disputa partidista sobre la seguridad fronteriza de Estados Unidos, según anunció el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, a última hora del lunes.

En su intervención a puerta cerrada el líder ucraniano contará con el respaldo de los secretarios de Estado, Antony Blinken; y Defensa, Lloyd Austin, que informarán a los senadores sobre la situación en Ucrania.

En una carta firmada por Shalanda Young, jefa de la Oficina de Administración y Presupuesto de Estados Unidos, el Ejecutivo estadounidense advirtió que para finales de año el Gobierno se quedará sin recursos para adquirir más armas y equipos para Ucrania.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *