Jue. Feb 22nd, 2024

Ola terrorista que mantiene en ‘shock’ a Ecuador se cobra la vida de fiscal antimafia

Ecuador no ha escatimado en esfuerzos para intentar sofocar la crisis de violencia desatada la semana pasada por las bandas del crimen organizado, y es que el país sigue bajo amenaza, con alertas de bombas en varias regiones, por cuenta de una inseguridad que el gobierno ha señalado de “terrorista”.

Tan solo este miércoles, según informó la fiscal general ecuatoriana, Diana Salazar, fue asesinado a tiros en la ciudad de Guayaquil Carlos Suárez, el fiscal antimafia que investigaba el asalto de un grupo de 13 encapuchados armados al canal de televisión TC el martes 9 de enero.

“Ante el asesinato de nuestro compañero César Suárez (…) voy a ser enfática: los grupos de delincuencia organizada, los criminales, los terroristas no detendrán nuestro compromiso con la sociedad ecuatoriana”, afirmó Salazar, quien también ha denunciado amenazas de muerte por parte de organizaciones delictivas.

El ministro de Defensa, Gian Carlo Loffredo, condenó el asesinato en nombre del gobierno del presidente Daniel Noboa. “Rechazamos toda forma de violencia como respuesta al conflicto que vivimos”, dijo en un video compartido a los medios.

Por ahora, la policía ecuatoriana adelanta los operativos para dar con los responsables del crimen, que se registró precisamente en el principal puerto marítimo del país, un centro clave de operaciones del narcotráfico.

La camioneta de Suárez tenía varios impactos de bala en la ventana del conductor, según fotografías y videos.

Suárez había sido encargado de determinar qué grupo criminal estuvo detrás de la impactante toma del canal de televisión en plena transmisión en vivo, que fue uno de los primeros actos criminales que sufrió Ecuador tras la fuga días antes del poderoso Adolfo Macías, alias Fito, el jefe de ‘los Choneros’, la principal banda criminal del país.

La jornada de terror del 9 de enero incluyó, además, el secuestro y asesinato de policías, artefactos explosivos, vehículos incendiados y motines en cárceles con alrededor de 200 rehenes (liberados el sábado).

Ante esa crisis de seguridad, el presidente Daniel Noboa declaró el “conflicto armado interno”, tildó a 22 bandas criminales de “terroristas” y desplegó miles de militares.

Según datos publicados este miércoles por la Presidencia de Ecuador, en los primeros nueve días de esta “guerra” contra las mafias, las autoridades han adelantado más de 20.800 operativos, en los cuales han sido detenidos 1.975 miembros de pandillas (158 por “terrorismo”) y cinco “terroristas” han sido “abatidos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *