Vie. Feb 23rd, 2024

Auge de la 'deep tech' y la inteligencia artificial en Latinoamérica: así va Colombia

La deep tech (o tecnología profunda, en español) se refiere a empresas y tecnologías que se basan en avances científicos y técnicos significativos. Estas tecnologías suelen requerir un conocimiento especializado en campos como la inteligencia artificial (IA), la nanotecnología, la robótica y más.

Aunque esto parece ser algo que manejan grandes empresas, las startups dedicadas, por lo menos, al desarrollo de IA realmente están empezando a abarcar campos que no se habían tocado antes y, a su vez, han logrado conquistar poco a poco regiones en las que todavía hay mucho por hacer.

Según el informe ‘Deep Tech: la nueva ola’ de la organización Surfing Tsunamis, entre Latinoamérica y El Caribe hay 340 empresas de deep tech distribuidas en 14 países. Argentina, Brasil y Chile destacan como los países con mayor número de startups en este campo, mientras que naciones como Colombia y Perú aún tienen un camino considerable por recorrer en este ámbito.

Inteligencia artificial muestra la posible apariencia de los celulares en el futuro

El segundo sector más activo es la Inteligencia Artificial (IA), que representa el 11% de las startups involucradas en la innovación de estas tecnologías.

Foto: 

iStock

Según el informe, Colombia solo cuenta con 9 startups registradas de esta índole. Ahora bien, el 11% de las startups involucradas con la deep tech, está especializada en inteligencia artificial.

“Trabajar con herramientas de IA es como tener un analista de datos sumamente capacitado trabajando las 24 horas del día. Es un apalancador de nuestra productividad y desempeño que nos permite generar resultados y alcanzar objetivos de manera más eficiente”, explica Manuela Iglesias, Head of People Analytics & AI de Rankmi, una plataforma especializada en automatizar los procesos de capital humano.

Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial permite a las empresas gestionar recursos de manera más eficiente.

Foto: 

iStock

Además de fomentar la eficiencia operativa mediante la automatización y el análisis avanzado, la adopción de la deep tech permite a las empresas abordar problemas complejos y aprovechar nuevas oportunidades de negocio, contribuyendo a su competitividad a largo plazo.

También desempeña un papel crucial en la atracción de talento, ya que las organizaciones que adoptan estas tecnologías suelen atraer a profesionales altamente capacitados y posiciona a las empresas en el centro de la evolución tecnológica, contribuyendo a su crecimiento sostenible 

Iglesias subraya que esto se ha convertido en un componente esencial y transformador en diversas áreas, destacando especialmente en la gestión de personas, al ofrecer soluciones sofisticadas y personalizadas.

Incluso dice que la inteligencia artificial permite a las empresas gestionar recursos de manera más eficiente, optimizando costos y adaptándose mejor a las necesidades cambiantes. Para los colaboradores, facilita la toma de decisiones informadas, mejora la conciliación entre el trabajo y la vida personal, y reduce el estrés laboral, contribuyendo a empleados más comprometidos y satisfechos a largo plazo.

“Tener el apoyo de herramientas de IA hace posible lo que hace unos años creíamos que era imposible, ser más productivos sin necesidad de trabajar más horas. Soluciones como los asistentes virtuales o generadores de insights, permiten analizar montañas de datos y descomponerlos en insights en segundos”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *