Iglesia & Ministerio Mundo

“Si morimos por coronavirus, es una oportunidad de testificar a Cristo”, pastor chino desde epicentro de la enfermedad

La pandemia del coronavirus alcanzó este 2 de febrero la cifra de 17.000 casos confirmados y 360 muertos en China. Desde que fue declarada la emergencia internacional, organismos de cooperación han hecho todo lo posible por contrarrestar el virus, que ya llegó a más de 15 países.

La voz de un pastor chino que vive en el epicentro del brote del coronavirus está haciendo eco en todo el mundo, pues persuade a los cristianos en todos los rincones del planeta a estar con él en oración.

Este pastor anónimo de Wuhan, China, escribió una emotiva carta a la iglesia global acerca de cómo es salir de su hogar sin saber si contraerá el coronavirus, si vivirá mucho tiempo o si su familia estará bien.

Él es uno de los millones de ciudadanos chinos que vive un periodo de cierre total para contener la enfermedad, y si bien China está sufriendo, este ministro cree que algo más grande está ocurriendo: es hora de compartir el evangelio y mostrar la gloria de Dios, “nuestra fe está bajo fuego”, dice.

Carta del pastor de Wuhan

Hermanos y hermanas, la paz sea con ustedes:

Durante estos últimos días, la neumonía (virus) de Wuhan ha estado en el centro de mis pensamientos y mi vida. Estoy siempre mirando las últimas noticias, y siempre pensando en cómo nuestra familia y la iglesia deben enfrentar esto.

En cuanto a la familia, he reunido máscaras y alimentos y me he aventurado a salir de las puertas lo menos posible. Al aventurarme en público, he usado una máscara, pero en cuanto al resto, lo he puesto en las manos del Señor.

En cuanto a la iglesia, la seguridad de la congregación, un testimonio fiel, la posibilidad de que los miembros puedan contraer la enfermedad, se han convertido en una gran lucha. Es evidente que estamos enfrentando una prueba de nuestra fe.

“¡La situación es tan crítica!, pero confiamos en las promesas del Señor, confiamos que sus pensamientos hacia nosotros son de paz y no de maldad (Jeremías 29:11), y que permite un tiempo de prueba, no para destruirnos, pero para establecernos”.

Por lo tanto, los cristianos no solo deben sufrir con la gente de esta ciudad, sino que tenemos la responsabilidad de orar por aquellos que tienen miedo en esta ciudad y de traerles la paz de Cristo.

Primero, debemos buscar la paz de Cristo para reinar en sus corazones (Hebreos 3:15). Cristo ya nos ha dado su paz, pero su paz no es sacarnos del desastre y la muerte, sino tener paz en medio del desastre y la muerte, porque Cristo ya ha vencido estas cosas (Juan 14:27, 16:33). De lo contrario, no habríamos creído en el evangelio de la paz (Efesios 6:15) y, con el mundo, estaríamos aterrorizados por la peste y perderíamos la esperanza frente a la muerte.

¿Por qué solo los cristianos tienen esta paz? Debido al pecado, los humanos merecen las pruebas y tribulaciones que les sobrevienen, Dios dice: los impíos no tienen paz (Isaías 48:22). Todos éramos pecadores, pero Cristo, por la fe, tomó nuestro castigo y nos dio su paz. Por lo tanto, Pablo dice: ¿quién puede acusar a los elegidos de Dios? Es Dios quien justifica. (Romanos 8:33).

Los cristianos pueden enfrentar con el mundo las mismas tribulaciones, pero esas tribulaciones ya no son un castigo, sino una nueva oportunidad para acercarse al Todopoderoso, para purificar nuestras almas y una oportunidad para proclamar el evangelio.

En otras palabras, cuando ocurre un desastre, no es más que una forma del amor de Dios. Y, como Pablo creía firmemente, “¿quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada?… en todas estas cosas somos más que vencedores a través de aquel que nos ama, porque estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los gobernantes, ni las cosas presentes ni las cosas por venir, ni los poderes, ni la altura ni la profundidad, ni ninguna otra cosa en toda la creación, podrán separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor” (Romanos 8: 35-39).

Hablando hoy, el coronavirus de Wuhan no puede separarnos del amor de Cristo; Este amor está en nuestro Señor Jesucristo. Estas palabras son tan reconfortantes para nosotros que ya nos hemos convertido en un cuerpo con Cristo. Tenemos una parte en sus sufrimientos, y tenemos una parte en su gloria, todo lo de Cristo es nuestro y nuestro todo es de Cristo.

“Por lo tanto, Cristo está con nosotros al enfrentar la peste en esta ciudad; la peste no puede hacernos daño. Si morimos en la peste, es una oportunidad para testificar a Cristo, y aún más para entrar en su gloria”.

Por eso, mis hermanos y hermanas, los animo a ser fuertes en el amor de Cristo. Si experimentamos más profundamente la muerte en esta pandemia, entendiendo el evangelio, podremos experimentar más profundamente el amor de Cristo y acercarnos cada vez más a Dios. Nuestro Señor Jesús a través de la fe experimentó un sufrimiento incomparable de muerte, pero Dios lo levantó de la muerte y lo sentó a su mano derecha. (Hechos 2: 32-36)

Si al leer estas verdades todavía no tienes paz, te animo a que leas diligentemente la escritura citada arriba y le pidas al Señor que te dé una idea hasta que la paz de Cristo reine en tu corazón. Debes saber que esto no es solo un desastre observable, sino que es aún más una lucha espiritual. Primero debes librar una batalla por tu corazón, y en segundo lugar luchar por el alma de esta ciudad.

Esperamos sinceramente que sepan que no cae un gorrión sin la voluntad del Padre (Mateo 10:29). Con tantas almas enfrentando la peste, ¿puede estar fuera de la voluntad de Dios? Todo lo que estamos experimentando, ¿no es como Abraham enfrentando a Sodoma y Jonás frente a Nínive?

Si Dios, debido a que un hombre justo retuvo el juicio sobre Sodoma, o debido a 120.000 que no conocían su mano izquierda de su derecha, retuvo la destrucción, ¿qué pasa con la ciudad de Wuhan en la que vivimos?

Somos claramente los justos en esta ciudad, mucho más que una sola persona justa hay miles y miles de nosotros. Usted ve, Jonás con dificultad proclamó el evangelio a Nínive, y Nínive se arrepintió y fue salvo. Somos Abraham y Jonás de esta ciudad. Debemos orar por la misericordia de Dios sobre esta ciudad, y traer paz sobre esta ciudad a través de nuestras oraciones y testimonios.

Creo que este es el mandato de Dios que llama a aquellos de nosotros que vivimos en Wuhan.

¡Debemos buscar la paz para esta ciudad, buscar la paz para quienes padecen esta enfermedad, buscar la paz para el personal médico que lucha en el frente, buscar la paz para todos los funcionarios del gobierno en todos los niveles, buscar la paz para toda la gente de Wuhan!

Y podemos a través de las redes sociales guiar y consolar a nuestros amigos y seres queridos con el evangelio, recordándoles que nuestras vidas no están en nuestras manos, y confiar sus vidas a Dios, que es fiel y verdadero.

Los últimos días he recibido muchas consultas de pastores extranjeros. Ellos y toda la iglesia están preocupados por esta ciudad, aún más por nosotros; y ante el coronavirus, busque servir a la ciudad con nosotros.

Por lo tanto, les pido especialmente que pongan sus ojos en Jesús. Y no te preocupes por mi bienestar, ni seas agitado o temeroso, sino ora en el nombre de Jesús. Las personas de buen corazón están a través de sus acciones al servicio de esta ciudad, especialmente el personal médico que está arriesgando sus propias vidas. Si pueden asumir responsabilidades tan mundanas, ¿cómo no podemos asumir responsabilidades espirituales más fácilmente?

Si no siente la responsabilidad de orar, pídale al Señor un alma amorosa, un corazón fervientemente orante; si no estás llorando, pídele lágrimas al Señor. Porque seguramente sabemos que solo a través de la esperanza de la misericordia del Señor se salvará esta ciudad.

Un pastor de Wuhan, 23 de enero de 2020.

*Historia publicada en ChinaSource. Foto principal: AP – Arek Rataj

Acerca de Desafío Online

Somos el primer periódico cristiano en Colombia desde 1970. Desafío Medios incluye una variada programación radial, audiovisual y escrita para dar a conocer lo que ocurre en la Iglesia Cristiana, Colombia y el mundo.