Francisco Maltés explicó cuál será la estrategia para cumplir con el mandato de bioseguridad y evitar que se disparen contagios en jornada de este miércoles.

Como otro debate que se ha originado a raíz de las manifestaciones programadas para este miércoles 28 de abril es el de la inconveniencia de llevarlas a cabo precisamente cuando el país atraviesa por el tercer pico de la pandemia del coronavirus, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés, y el secretario general de esa misma organización, Diógenes Orjuela, se apresuraron a desestimar esa preocupación.

La jornada de paro nacional persiste porque, como dijo Orjuela en Caracol Radio, esas movilizaciones estaban anunciadas desde mucho antes de que el Gobierno radicara la propuesta de reforma tributaria, que, en todo caso, se convirtió en la manzana de la discordia y el centro del debate nacional por estos días.

Aunque las autoridades han insistido en que las marchas pueden disparar las cifras de contagios, lo cual agudizaría la crisis de déficit de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), que, por ejemplo, en Bogotá supera el 90 %, los organizadores del paro confirmaron que la jornada de protesta sí se hará, pero aclararon que con estrictas medidas de bioseguridad.