El exclusivo conjunto en el que se robaron $1.800 millones en menos de dos meses.

Misteriosos robos en los que no fuerzan puertas, ni violentan ni desordenan los apartamentos se han venido presentando en los pisos séptimo y octavo del conjunto residencial Inticaya, en el barrio Salitre, en el noroccidente de Bogotá. Al día de hoy, ya son nueve los inmuebles asaltados.

Entre las víctimas están: un fiscal, un oficial retirado de las Fuerzas Armadas, un ingeniero, una diseñadora de joyas, empresarios, abogados y comerciantes. Las pérdidas superan los 1.800 millones de pesos.

El primer hurto fue el 31 de octubre de 2022, mientras que entre diciembre y enero fueron ocho las personas afectadas. El factor común: todos estaban de viaje. Los objetos de valor visibles que había dentro de los inmuebles no se los llevaron, iban directo a las cajas fuertes por dinero y joyas.

Según los afectados, la administración del conjunto ha hecho caso omiso a los hechos, se ha burlado, ha dicho que se trata de autorrobos, y en un principio se negaron a entregar grabaciones porque decían que estas estaban a cargo de la empresa de seguridad.

“Desde el 3 de enero, cuando medio nos pusieron atención en la administración, les pedimos grabaciones, un reporte de las personas que llegaron en el 2022 y de los celadores, de quienes se quedaron en un apartamento que se arrienda por Airbnb, los turnos de los celadores en diciembre y no nos han querido dar respuesta a nada”, aseguró uno de los afectados.

Este diario intentó comunicarse en repetidas ocasiones con la administración, pero no obtuvo respuesta.

En lo que coinciden la mayoría de las víctimas es en que entre el equipo de seguridad que opera en el conjunto, que es de la empresa Seguridad Star de Colombia, puede haber un infiltrado, pero, además, en que no entienden la apatía que ha tenido la administración y el consejo de la residencia ante esos nueve robos, por lo que sospechan de que puede haber complicidad.

La empresa de seguridad lleva 15 años trabajando allí y el personal fijo no ha sido cambiado, pero, dicen los residentes, que los “ronderos” sí son reemplazados con frecuencia. No obstante, en 30 años que lleva el conjunto nunca había pasado algo de esta magnitud, declaran.

Pese a que los residentes dicen haber sido ignorados y no contar con apoyo de las autoridades, afirman que, según sus propias investigaciones, los delincuentes los tenían estudiados y sabían dónde estaban las cosas de valor en sus residencias.

Los testimonios

Una comerciante, quien vive sola y fue la primera víctima de los misteriosos robos, le dijo que el 2 de noviembre ella fue a sacar de su caja fuerte 80 millones de pesos, joyas y unos celulares de alta gama, pero ya no estaban, por lo que empezó a revisar en otros lugares donde tenía cosas de valor guardadas y tampoco las encontró.

“Yo me fui a quejar, pero hubo muchas evasivas y burlas, tanto del administrador como de algunos guardas del conjunto, además, yo pedí los videos y se tardaron bastante tiempo, cuando me los entregaron yo los empecé a ver, pero eran tomas intermitentes, no en los días ni horarios que yo les solicité. Entonces, entre el 2 y el 3 de noviembre yo hice la denuncia ante la Fiscalía”, contó la comerciante.

Una pareja de empresarios que trabaja con transporte de carga, quienes salieron de viaje del 10 al 16 de diciembre, se dieron cuenta de que los robaron tres días después porque el día que llegaron todo estaba perfecto.

“El 19, mi hijo me dijo que iba a mandar a mi sobrino por unos euros que yo le tenía guardados, pero cuando abrí la caja fuerte no estaban”, dijo.

Según contó la empresaria, fueron alrededor de 450 millones de pesos los que se llevaron entre joyas, euros, dólares y pesos colombianos. “Nosotros reportamos ese mismo día del robo en la administración, pero no nos prestaron mayor atención ni alertaron a los residentes de lo que estaba pasando”. Además, le dijeron que no tenían grabaciones de antes del 22 de diciembre.

También, un oficial retirado de las Fuerzas Armadas hace parte de las víctimas. A este hombre se le llevaron cerca de 70 millones de pesos entre dinero y objetos de valor. Incluso, contó que días después se dio cuenta de que se le habían llevado una botella de vino, una camisa y un pantalón.

Otra de las víctimas es un ingeniero que estaba de vacaciones junto a su familia del 17 de diciembre al 11 de enero. Él se dio cuenta de que fue robado el 2 de enero, cuando empezaron a llegarle mensajes de cobro de unos cheques que tenía en la caja fuerte.

“Todos los objetos de valor que son visibles en el apartamento los dejaron ahí, no se los llevaron. Mis cajas fuertes estaban perforadas, se llevaron joyas, chequeras, una colección de relojes, gafas, dinero en efectivo en pesos colombianos, dólares y euros. Mis pérdidas son de alrededor de 150 millones de pesos”, indicó el ingeniero.

Una diseñadora de modas que estaba de viaje desde noviembre y llegó el sábado pasado, a las 9 a. m., a su apartamento, y ya prevenida porque supo de los robos anteriores, fue directo a revisar su caja fuerte, la cual encontró vacía. Entre las pertenencias hurtadas están joyas de oro, esmeraldas, aderezos, diamantes y dinero, es decir, aproximadamente, 120 millones de pesos.

“La caja fuerte de mi mamá también la abrieron, se le llevaron 30 millones de pesos, además, cuando estuvieron en mi habitación tuvieron la delicadeza y el descaro de buscar entre mi ropa otras cajas que tenía con joyas, pero no dejaron nada desorganizado. La puerta de mi apartamento no estaba forzada, pero tenía unos puntos”, aseguró la mujer.

Por el momento, ya los hechos fueron denunciados ante la Fiscalía y son objeto de investigación por parte de la policía judicial y el CTI.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *