Dom. Abr 21st, 2024

Así se innova para lograr la transición energética del país.

La transición energética o la implementación de fuentes limpias en el desarrollo de las industrias están apalancando las apuestas de las organizaciones.

Muchas empresas han decidido orientar sus estrategias y acciones de innovación hacia este rumbo, para ser cada vez más responsables y sostenibles en cada una de las industrias en las que se desempeñan.

Este tema incluso se torna cada vez más importante porque también impulsa la inversión interna y el apoyo de proyectos internos.

Manuel Leyva, vicepresidente de crecimiento de Esenttia, una empresa del Grupo Ecopetrol, con foco en Petroquímica, señala que la idea es apoyar la producción de otros productos que sean más amigables con el ambiente.

“Por ejemplo, nosotros producimos polipropileno, polietileno, masterbatches y compuestos que son aditivos que se usan para diversas industrias y atendemos a diversas opciones desde la salud hasta los automóviles, o los textiles. Tenemos como grupo una visión al 2040 y al 2050 que involucra hasta la manera de hacer negocios”, explicó.

Leyva es claro al resaltar que hay dos maneras de apoyar la transición en las empresas, una interna y otra por medio apoyos a otras empresas.

“Tenemos diversas alternativas en las fuentes como la solar, el hidrógeno o con los parques eólicos para nuestra operación, y esto nos ha ayudado a mejorar internamente. En nuestros negocios también estamos en la transición de materiales para cerrar el ciclo de uso del plástico y generar alternativas nuevas para el uso de materiales más sostenibles”, destacó.

Leyva señala que el problema en el uso del plástico, por ejemplo, está en la disposición de este.

“El correcto uso, reciclaje y recirculación van a aportar en el cierre del ciclo; tenemos varios ejercicios en innovación social, como el uso de madera plástica para casas, muelles o parques y darles más vida. También, tener una cadena más robusta para la recolección y ser más óptimos en el ciclo y en la reducción de la huella de carbono”, dijo.

En el caso del negocio, se ha intentando resolver diversas respuestas y ejes como el reciclaje mecánico para los plásticos que tienen contacto con los alimentos.

“Estamos trabajando en la producción de asfalto plástico, apostando por la madera plástica que se puede reutilizar, esto va a variar según las solicitudes y pedidos de las empresas.

Adriángela Romero, directora (e) del departamento de Energías de la Fundación Universidad de América, explicó que el trabajo que están haciendo en la formación de los profesionales para la transición va también anudado a proyectos de las empresas.

“Tenemos cambios más allá del uso de energías, sino en el uso de las zonas para el bienestar, y genera un impacto positivo, las empresas deben trabajar en la electrificación de la economía a pesar de que la población sigue creciendo. Tenemos un eco campus con 200 panelessolares que produce el 20 por ciento de la energía de la sede, contamos también con un proyecto de una planta de energía potable”, destacó.

Erika Díaz, directora de soporte técnico de BioD, una compañía que trabaja temas de combustible de biodiésel a partir del aceite de palma, destaca que el aporte de una cadena agroindustrial que abastece biodiésel al territorio nacional, genera empleo a más de 8.000 familias y que en estos 15 años de historia ha aportado a la reducción anual de 615.000 ton de CO2 en el sector transporte, lo que equivale a sembrar 56 millones de árboles.

“Una transición energética real y progresiva a la economía y que de posibilidades de los colombianos ofrece diferentes soluciones bioenergéticas, como las mezclas superiores de biocombustible, la generación de energía a través de biogás y la apuesta a combustibles sostenibles de aviación (SAF)”, apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *