Mar. Feb 27th, 2024

Así va la megaciudad futurista que será la construcción más grande del hombre

La línea de los espejos busca generar energías renovables.

‘The Line’, en Arabia Saudí, tendrá una longitud de 170 kilómetros en mitad del desierto.

‘The Line’ (Neom) será la megaobra arquitectónica que marcará un antes y un después en la historia de la humanidad. Para muchos es una construcción sacada de las mejores películas de ciencia ficción y desde que se planificó generó bastante escepticismo por lo surreal que sonaba la idea de levantar una metrópoli en medio del desierto de Arabia Saudí.

Pues bien, el proyecto empezó a construirse en octubre y las obras avanzan a toda velocidad. Imágenes de satélite muestran cuánto terreno ya se ha excavado, la escala de la longitud y los cimientos del que podría convertirse en el punto turístico más visitado del planeta.

Según portales especializados, esta sería una urbe de 170 kilómetros de longitud, medio kilómetro de alto, pero con tan solo un ancho de 200 metros. Mohamed Bin Salman, príncipe de la nación, le apuesta a las energías renovables con muros de vidrio que permitirían un clima ideal todo el año a pesar de su ubicación cercana al mar rojo y al estrecho de Suez, una zona supremamente árida.

Ninguna ciudad tiene una extensión parecida y los habitantes, según los planos del proyecto, podrán transportarse en un tren que atravesaría de extremo a extremo el terreno en tan solo 20 minutos. Desde ya se convierte en tendencia mundial, ya que la compañía australiana Soar Earth ha mostrado como esta ciudad ya está tomando forma.

Esto dicen los análisis

Los estudios de la nombrada compañía muestran que ya se han excavado cerca de 27 millones de metros cúbicos de tierra y roca, 78 veces el volumen del Burj Khalifa, el edificio más grande del mundo. Según menciona la firma, podría haber miles de trabajadores alojados en bases cercanas para que la construcción sea constante.

Las paredes de las excavaciones que se ven en estas fotografías sugieren que se extienden a una profundidad de unos 20 metros, un agujero que serviría para albergar edificios de 500 metros de alto.

Estos estarán cubiertos con espejos de vidrio que serían la contención de la ciudad para separarla del entorno natural. Las obras iniciaron en octubre de 2022 y se espera que acaben para el 2030.

No obstante, otro desafío para Neom es cumplir las promesas de protección del medio ambiente del país, que se comprometió es alcanzar la neutralidad en carbono de aquí a 2060 y dejar de depender de los hidrocarburos, uno de los negocios más fructíferos del reino Saudí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *