Sáb. Jun 22nd, 2024

Biden pidió millonaria cifra para Colombia en el presupuesto de EE. UU. para 2024

Es una cifra inferior a la solicitada al Congreso de Estados Unidos para este 2023. Sin embargo, es una cifra que supera los 400 millones de dólares.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, solicitó esta semana al Congreso de ese país el presupuesto de la nación que espera obtener para el siguiente año fiscal, 2024. En total, el mandatario pidió la aprobación de 6,8 billones de dólares, 0,6 billones más que los 6,2 billones que aprobó el año pasado el Legislativo estadounidense.

Dentro de esa millonaria cifra, hay 444 millones que irían destinados para Colombia, 18 menos que los que estaban presupuestados en este 2023 (462). Esta importante inversión estaría destinada a temas como el fortalecimiento de las fuerzas armadas, la lucha contra el cambio climático y la implementación de los acuerdos de paz.

Así figura en el proyecto presupuestario para el año fiscal 2024 (del 1 octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2024) que hizo público la Casa Blanca este jueves y que suele ser visto como el inicio de las negociaciones del presidente con el Congreso, el órgano con autoridad para aprobar el presupuesto.

Biden pidió el año pasado al Legislativo 5.800 billones de dólares, pero el presupuesto total acabó siendo más de lo esperado (6.200 billones) debido especialmente a los gastos adicionales que se aprobaron para entregar asistencia militar a Ucrania.

Además, uno de los objetivos del presupuesto es reducir el déficit público en tres billones de dólares durante la próxima década con subidas de impuestos para aquellos que ganan más de 400.000 dólares al año y el fin de algunos subsidios, como los que reciben las compañías energéticas.

La migración en Latinoamérica, punto clave en la agenda de Biden

En total, Joe Biden pide al Congreso que apruebe una partida de 1.430 millones de dólares para reducir la inmigración procedente de Latinoamérica. La mayoría, unos 1.000 millones, estarían destinados a ayudar a Centroamérica y otros 430 millones al resto del continente.

Así aparece en el proyecto presupuestario para el año fiscal 2024 (del 1 octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2024) que hizo público la Casa Blanca este jueves y que suele ser visto como el inicio de las negociaciones del presidente con el Congreso, el órgano con autoridad para aprobar el presupuesto.

Una de las partidas lleva el título de “Construir seguridad y prosperidad en Centroamérica y Haití”.

En ella, el Gobierno de Biden pide que se destinen mil millones de dólares a abordar las “causas de raíz”, entre otras la violencia y la falta de oportunidades económicas, que provocan que millones de centroamericanos migren a Estados Unidos.

Durante su campaña a la Presidencia y cuando llegó a la Casa Blanca en enero de 2021, Biden dejó clara que su intención era trabajar con el Congreso para aprobar 4.000 millones de dólares en asistencia a Centroamérica, especialmente Honduras, El Salvador y Guatemala, para acabar con la migración forzada.

Los mil millones que pide ahora Biden son un paso en esa dirección, argumenta el texto del proyecto.

Además, se solicitan 291 millones de dólares para Haití, uno de los países del que provienen gran cantidad de los migrantes que llegan a EE.UU. de manera irregular y al que Washington quiere ayudar a recuperarse de la crisis que vive en materia de seguridad, salud, economía e instituciones democráticas.

El presupuesto incluye otra partida para implementar la llamada “Declaración de Los Ángeles sobre migración y protección” que Estados Unidos y otros 19 países del continente americano suscribieron durante la Cumbre de las Américas del año pasado.

En concreto, Biden pidió al Congreso 430 millones de dólares para ayudar a los países del continente americano a gestionar los flujos migratorios con medidas que aumenten las oportunidades para migrar legalmente, mientras que al mismo tiempo se trata de contener la migración irregular.

Además, el presupuesto contiene una petición de 40 millones de dólares para programas de ayuda a migrantes en Latinoamérica y 75 millones para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del que Washington ya es el máximo accionista.

Otra de las prioridades de Biden, según muestra el presupuesto, es aumentar las medidas de seguridad en la frontera con México, partida para la que pide una cantidad sustancial de dinero.

Específicamente, el Gobierno pide 25.000 millones de dólares para la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP), encargada de la seguridad en la frontera, y para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que gestiona entre otras cosas los centros de detención para migrantes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *