Sáb. Jun 22nd, 2024

Del rechazo a la cima: la increíble historia detrás de Netflix y éxito mundial.

Los pitidos del microondas se confunden con la alarma que marca las 8:00 p.m. Es domingo en la noche, y el olor de las crispetas empiezan a marcar lo que será el resto de la velada. Con traquilidad -más que emoción- abre el paquete de dicho manjar y se sienta en su sofá, rodeado de mantas y una que otra almohada.

La luz tenue de su alrededor hace que la pantalla de su televisor sobresalga y que automáticamente su sala se convierta en una sala de cine. Es entonces cuando toma su control, selecciona una película y en cuestión de segundos el característico “tudum” llega a sus oídos.

 

Si al leer esto pensó automáticamente en Netflix, una de las compañías de streaming más populares en la actualidad, precisamente es porque esta plataforma ha logrado posicionarse en un punto muy alto.

Con más de 220.000.000 de suscriptores e ingresos acumulados por 31,615 millones de dólares, es una de las plataformas más exitosas hasta el momento, a pesar de que hay otras que ocasionalmente logran pisarle los talones.

 

No obstante, es inevitable pensar en el nombre dueño del famoso “tudum” cuando se habla de una serie o película en línea, pues Netflix fue pionero en los servicios de transmisión de este tipo de productos en internet.  Sin embargo, ¿cómo se logró consolidar como un emporio tan grande?, ¿quiénes pensaron que este tipo de negocio sería una gran idea? y, sobre todo, ¿por qué fue tan exitosa?

Netflix alcanzó los 232,5 millones de suscriptores durante el primer trimestre de 2023.

Foto: 

iStock

¿Una multa de 40 dólares?

Todo gran personaje tiene una gran historia por contar. Lo mismo pasa con los negocios que se convierten en referentes internacionales. 

Un día un hombre estadounidense, llamado Reed Hastings, decidió alquilar en Blockbuster, una empresa estadounidense que estaba especializada en alquiler de películas, la famosa cinta de Ron Howard, ‘Apolo 13’. Tras verla en la comodidad de su casa la dejó sobre su mesa, con el fin de devolverla unos días después.

No obstante, aquellos días se convirtieron en seis semanas y por ello se le fue generando una multa que cada vez iba en aumento. No fue sino hasta que un día, antes de ir al gimnasio, recibió una carta de la compañía en la que afirmaban que debía pagar 40 dólares por el retraso.

En aquella época, cada día de retraso tenía una sanción monetaria.

Foto: 

Istock

Según las versiones que rondaban en internet, en ese momento allí tal vez se preguntó: “¿Por qué no crear un servicio de películas a domicilio?”, pues a partir de esta historia se supone que nació la idea de enviar y alquilar filmes por domicilio.

No obstante, la magia de dicha versión se desvaneció cuando Marc Randolph, cofundador de la plataforma y colega de Hastings, aseguró que solo había sido una historia para llamar la atención. 

Según lo que cuenta en su libro ‘That will never work’, lo que realmente sucedió fue que, a principios de 1997, Reed era el director ejecutivo de la empresa para la que trabajaban y Marc era su vicepresidente de marketing corporativo.

A Hastings y  Randolph se les ocurrió la idea de alquilar DVDs por correo.

Foto: 

Netflix

Debido a que se encontraban en riesgo de perder sus trabajos ,como resultado de una fusión con otra compañía, decidieron unir sus mentes y trabajar juntos en una idea para salir adelante.

En ese momento los DVD apenas estaban reemplazando los VHS. No eran muy populares en todo el mundo, pero Marc tenía muy claro que sería el futuro.

Con esto en mente, él y su colega entraron a la tienda, compraron un CD y lo enviaron por correo a la casa de Reed, a unas pocas cuadras de la ciudad.

Cuando llegó el paquete, el objeto estaba intacto. Sin rayones o rupturas, estaba completamente funcional. Así nació el primer envío de Netflix, un emprendimiento que al inicio alquilaba películas por correo.

Bendito seas, internet

En 1998 Netflix comenzó como un servicio basado en suscripción sin fechas de vencimiento ni cargos por pagos atrasados ​​y acceso ilimitado al contenido por un precio muy bajo para la época. De hecho, el 14 de abril de aquel año lanzaron un sitio web especializado en el servicio.

Si bien es cierto que aún no tenía títulos para ver en línea, ciertamente fueron los primeros pinos para llegar allí.

Lanzamiento de la primera versión de www.netflix.com

Foto: 

Netflix

Fue tan grande el boom que un año después ya contaban con más de tres mil títulos y 239.000 suscriptores. Todo marcha bien, pues parecía que el negocio iba de viento en popa, ya que el sistema que utilizaban era innovador: cuando el usuario terminaba de ver la película, simplemente la devolvía por correo, y Netflix enviaba la siguiente en su lista de deseos.

Sin embargo, dicen que para reconocer el éxito hay que tener altibajos en el camino. Así como se expandían las responsabilidades también llegaban líos con derechos de autor y de distribución.

No hay forma de que me quede sentado aquí mientras me explicas por qué soy tan malo

Fue entonces cuando tuvieron su primer bache debido a un lanzamiento fallido de un inversor y un acuerdo de promoción con Sony que salió muy, pero muy mal. En el libro, Randolph cuenta que fue degradado y que lo único que pudo decir fue: “No hay forma de que me quede sentado aquí mientras me explicas por qué soy tan malo”.

Tras esto, las cifras comenzaron a caer, al igual que las esperanzas de los dos visionarios.

El día cuando Blockbuster se dio un tiro en el pie

Entre tantas historias sobre la famosa plataforma, existe una que llama peculiarmente la atención debido a los actores involucrados.

Era una fría mañana de septiembre. El año 2000 corría más rápido que nunca y Hastings y Randolph sentían las presión de las manecillas del reloj sobre sus hombros. El tiempo no daba tregua -al igual que la crisis-, razón por la cual necesitaban un salvavidas que pudiese sacarlos de las profundidades.

Fue entonces cuando llegó una llamada que estaban esperando desde hace meses: la de John Antioco, exdirector general de Blockbuster.

Blockbuster originalmente fue fundada por David Cook en 1985 como una tienda de alquiler de videos para el hogar.

Foto: 

iStock

En medio del pánico, la adquisición por parte de Blockbuster parecía la solución perfecta para mantener en pie su preciado Netflix. Teniendo esto presente, los altos mandos de Netflix habían estado pidiendo una cita con los dirigentes de Blockbuster durante varios meses. Finalmente, recibieron la noticia de que Blockbuster quería tener una reunión con ellos a las 11:30 de la mañana del día siguiente en Dallas, ciudad que se encontraba a unas 12 horas de California.

Cabe resaltar que, además del problema con Sony, la compañía estaba bajo la crisis de la burbuja del “punto com”, la cual fue una época en la que todo el mundo estaba en el bus de la nueva economía.

John Antioco luchaba por no reírse

Esto es clave, pues finalmente, cuando Hastings ofreció una alianza con Blockbuster, el CEO solo pudo aguantar la risa. “Tan pronto como lo vi, supe lo que estaba pasando: John Antioco luchaba por no reírse”, declaró Randolph en su libro.Años después, mientras Netflix triunfaba en internet, Blockbuster se declaraba en bancarrota.

Entre altos y bajos la historia apenas comienza

Pero parece ser que estos dos visionarios siempre necesitaban tan solo un año para recuperarse de los golpes más duros. En el 2001 la plataforma alcanzó el millón de suscriptores, para luego, en el 2002, salir a la bolsa.

La empresa entró a un precio de venta de 1 $ por acción.

Foto: 

iStock

De ahí en adelante todo fue ganancia. En el 2006 el número de suscriptores asciende a 5 millones. No obstante, en ese momento solo quedaba Reed en la compañía, pues dos años antes Marc Randolph dejó Netflix y vendió sus acciones.

Pero su verdadero boom llegó en 2007, cuando Netflix cambia su enfoque hacia el streaming. En 2010 de hecho dio una icónica conferencia en la que presentó la plataforma en dispositivos móviles, comenzando así la revolución de ver series y películas en línea.

A su vez, en este mismo año, Blockbuster anunció su crisis financiera para finalmente cerrar en el 2014, año para el cual Netflix contaba ya con más de 50 millones de suscriptores alrededor de todo el mundo.

A partir de ahí, Netflix no ha dejado de crecer. La compañía ha invertido miles de millones de dólares en la producción de contenido original, lo que le ha permitido crear algunas de las series y películas más exitosas de los últimos años. Incluso, ha logrado expandirse en más de 190 países y 21 idiomas.

Aún así, parece que el final no está cerca. Con sus experiencias y producciones innovadoras, este monstruo lleno de creatividad y visión, que resurgió de las cenizas más de una vez, sigue buscando la forma de mantenerse como una de las empresas más importantes de la industria del entretenimiento, la cual, en retrospectiva, se encargó de cambiar para siempre la forma en que se consumen películas y series.

Se encargó de cambiar para siempre las noches domingueras en las que ahora, con un tazón lleno de palomitas, unas mantas y buena compañía, ver Netflix se vuelve el plan indispensable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *