Mié. Jun 19th, 2024

¿Las terribles emergencias por crisis climática seguirán en septiembre en el mundo?

Septiembre arrancó con emergencias climáticas en varias zonas del planeta. España, afectada desde hace meses por una sequía histórica, se vio golpeada desde el fin de semana por lluvias torrenciales; en Nevada, Estados Unidos, la lluvia se convirtió en un lodazal que provocó una escena de terror, y desde India a Australia, pasando por Japón, se batieron récords de temperaturas recientemente.

Y es que aunque parece que el clima enloqueció, lo cierto es que lo que está viviendo el planeta, según apuntan los expertos, son los primeros síntomas de la emergencia climática que azota al mundo.

“Para nosotros los climatólogos este es un abrebocas del futuro que se viene porque no estamos haciendo nada para frenar el calentamiento”, le dijo a EL TIEMPO Benjamín Quesada, climatólogo y director del pregrado en Ciencias del Sistema Tierra de la Universidad del Rosario.

La emergencia climática viene amenazando al planeta desde hace años, pero en los últimos meses se ha intensificado a niveles históricos.

(Puede leer: La Nasa registra julio de 2023 como el mes más caluroso desde 1880).

.Algunas regiones de España alcanzaron los 43 grados este año.

Foto: 

AFP

Los científicos llevan tiempo advirtiendo que el cambio climático provoca olas de calor más intensas, largas y frecuentes. Además, el fenómeno meteorológico de El Niño, cada vez más cálido, podría hacer que el mercurio suba todavía más, aunque sus efectos probablemente se empezarán a notar más tarde este año.

Sarah Kapnick, científica jefe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés), por ejemplo, dijo a mediados de agosto que hay casi 50 por ciento de probabilidades de que 2023 sea el año más cálido jamás registrado y que 2024 podría ser aún más caluroso.

“Es prácticamente seguro -más del 99 por ciento de probabilidad- que 2023 será uno de los cinco años más cálidos jamás registrados, con una probabilidad de casi el 50 por ciento que 2023 sea el más cálido de todos”, aseguró.

Para nosotros los climatólogos este es un abrebocas del futuro que se viene porque no estamos haciendo nada para frenar el calentamiento

De hecho, por esos mismos días, la Nasa dio a conocer sus más recientes datos climáticos y, de acuerdo con los científicos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) de la agencia espacial, julio de 2023 fue más caluroso que cualquier otro mes del registro mundial de temperaturas.

Según la agencia espacial, julio de 2023 fue 0,24 °C más cálido que cualquier otro julio registrado por la Nasa, y fue 1,18 °C más cálido que la media de julio entre 1951 y 1980.

A eso se suma el pronóstico que lanzó en mayo la Organización Meteorlógica Mundial (OMM), que aseguró que “hay un 98 por ciento de probabilidades de que al menos uno de los próximos cinco años, así como el lustro en su conjunto, “sean los más calientes jamás registrados”.

El vaticinio de que estamos dejando atrás tiempos más frescos para aventurarnos aceleradamente en un futuro en el que el planeta tenga una temperatura promedio más alta se ha visto respaldado por las angustiantes escenas provocadas por feroces incendios forestales, lluvias torrenciales e inundaciones.

Hong Kong, por ejemplo, vivió este año su verano más caluroso desde que se tienen mediciones, “con temperaturas excepcionalmente cálidas en junio y julio”, según anunció este lunes el Gobierno en un momento en el que varias regiones experimentan el impacto del calentamiento del planeta.

Entre tanto, Australia, India y Japón anunciaron la semana pasada que registraron temperaturas cálidas que batieron récords. Ese aumento coincidió con los récords de calor registrados en otros países como Grecia y Canadá, donde se declararon, además, importantes incendios forestales.

Grecia

Grecia se ve afectada por un largo período de calor, fuertes vientos y sequías.

Foto: 

AFP

Los expertos, sin embargo, advierten que el cambio climático no solo genera una volatilidad de las condiciones meteorológicas, sino también aumenta la intensidad de las tormentas tropicales, que generan inundaciones muy rápidas y daños en las zonas costeras.

Es el caso del tifón Haikui, que tocó tierra este domingo en el este de Taiwán, arrancó árboles, dañó las rutas costeras y descargó lluvias torrenciales, antes de perder fuerza este lunes y ser degradado a tormenta tropical severa, mientras avanzaba hacia el sur de China.

Otra muestra de esa crisis climática se dio en España, donde la depresión aislada en niveles altos (Dana) afectó este lunes con intensas y abundantes lluvias tormentosas dejando al menos tres fallecidos, tres desaparecidos y miles de incidencias con carreteras colapsadas, viviendas inundadas, crecidas de ríos y problemas en el transporte.

De otro lado, unas 72.000 personas que asistieron al festival Burning Man, en Nevada, Estados Unidos seguían atrapadas este lunes en el desierto después de que lluvias torrenciales dejaron el terreno embarrado. Un asistente murió y el evento fue suspendido, pues la lluvia derribó estructuras para bailes, instalaciones artísticas y otros espectáculos.

Burning Man

Una persona camina por el barro en el festival Burning Man.

Foto: 

EFE

Piden políticas estrictas

La edición para Latinoamérica y el Caribe de la Encuesta sobre el Clima del Banco Europeo de Inversiones (BEI) reveló que el 88 por ciento de los latinoamericanos están a favor de que los gobiernos apliquen políticas más estrictas para combatir la crisis climática.

Y es que las consecuencias ya empiezan a sentirse en el mundo. En África, según un informe revelado este lunes por la OMM, el calentamiento global empeorará la crisis alimentaria y aumentará los conflictos actuales. En concreto, el continente podría enfrentar pérdidas de hasta 440.000 millones de dólares en las próximas décadas. Un panorama que, según expertos, no tardará en expandirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *