Dom. Jul 14th, 2024

Aston Martin cambia de deporte: no solo F1, también creó una superbicicleta

Aston Martin es una de las marcas más reconocidas de automóviles deportivos y además, ha tenido dos incursiones en la Fórmula 1, una de ellas en plena vigencia. 

La firma inglesa tuvo una corta incursión en 1959 y un par de carreras más en 1960, sin grandes éxitos. Luego volvió en 2021, cuando su nombre reemplazó en la grilla al equipo Racing Point. 

En sus dos primeras temporadas tras su regreso, Aston Martin le apostó al excampeón mundial alemán Sebastian Vettel, sin mayores resultados al lado de Lance Stroll, y para el 2023, reemplazó a Vettel por el español Fernando Alonso. 

La escudería tuvo un extraordinario comienzo de temporada con Alonso, quien se metió en el podio en cuatro de las cinco primeras carreras del calendario. Luego obtuvo un par de segundos lugares, en Canadá y Países Bajos, en la mejor posición histórica de Aston Martin en la F1.

Fernando Alonso

Fernando Alonso

Foto: 

José Méndez. Efe

La innovadora bicicleta de Aston Martin


Ahora, la firma, tras ese crecimiento en la máxima categoría del automovilismo, incursiona en el ciclismo, con la creación de una bicicleta que promete ser revolucionaria. 

Aston Martin se juntó con la firma J.Laverack, especializada en la fabricación de bicicletas de titanio, para crear una pieza especial.

“Las dos marcas comparten la pasión por la perfección, la belleza y la maestría artesanal. El cuadro del .1R fue concebido en los mismos estudios que los autos de Aston Martin, y las exquisitas formas de la bicicleta fueron creadas en programas de computadora de última generación por modelistas expertos en interpretar diseños en formas tridimensionales perfectas”, dice la página de J.Laverack.

Los dos fabricantes han utilizado técnicas similares a las de la construcción de los carros de la F1, como por ejemplo, la fusión de tacos de titanio y tubos de fibra de carbono. 


Pero la mayor innovación de esta bicicleta es que no tiene tornillos visibles, debido a que el cuadro se elabora en una sola pieza mediante una impresión en 3D. 

“Las dos marcas comparten la pasión por la perfección, la belleza y la maestría artesanal. El cuadro del .1R fue concebido en los mismos estudios que los autos de Aston Martin, y las exquisitas formas de la bicicleta fueron creadas en programas de computadora de última generación por modelistas expertos en interpretar diseños en formas tridimensionales perfectas”, dice la presentación oficial de las dos marcas.

Obviamente, no es una pieza barata. La bicicleta cuesta alrededor de 18 mil euros (unos 78 millones de pesos) y, antes de cerrar el negocio, el comprador es invitado a visitar la sede de Aston Martin para hacer una prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *