Mar. Feb 27th, 2024

Millonarios entregó el trono: Medellín, primer finalista de la Liga 2023-II

Millonarios, que el jueves había perdido buena parte de sus opciones el jueves en Itagüí contra el Medellín, se acabó de hundir este domingo en el Pascual Guerrero. La derrota 1-0 contra América sentenció su eliminación y mandó al ‘Poderoso’ a la gran final de la Liga 2023-II. 

Millonarios salió a la cancha con toda la presión encima, tras el histórico 0-5 de Medellín a Nacional. Tenía que ganar o empatar para llegar vivo a la última fecha, aunque dependiendo siempre de lo que pudiera hacer el DIM. 

De entrada, la mala suerte volvió a ensañarse con Millonarios. Sander Navarro, que volvía en reemplazo de Elvis Perlaza, apenas duró 14 minutos en la cancha. Una lesión muscular lo sacó. El técnico Alberto Gamero tuvo que recomponer mandando a Stiven Vega a jugar de lateral y tapando el hueco de la mitad con Daniel Giraldo. 

América jugó mano a mano, pensando en una despedida digna de su hinchada y de lavarse la cara después de cuatro derrotas consecutivas en el cuadrangular. Y el partido fue golpe a golpe, con llegadas de lado y lado en el primer tiempo, pero con más peligro del lado rojo. 

El portero Álvaro Montero tuvo trabajo, Edwin Velasco estrelló un balón en el poste y el que parecía peleando clasificación era el local, aunque Millos también tuvo un tiro en el palo, de Leonardo Castro, y una opción clarísima de Daniel Ruiz que atajó el portero Jorge Soto. 

El desvío de Vanegas que le acabó el semestre a Millonarios

A Millos se le vino la noche a los 4 del segundo tiempo: Esneyder Mena puso a correr a Adrián Ramos y el experimentado delantero sacó el remate. La suerte no estuvo del lado azul: Óscar Vanegas, que ha hecho extrañar montones a Andrés Llinás, desvió la pelota y desubicó a Montero.

El gol le cayó muy mal a Millonarios, que poco después del 1-0 se perdió una clarísima luego de un grosero error de la defensa, entre el arquero Soto y Luis Paz. La bola le quedó a Leonardo Castro, que quiso rematar de media vuelta y la mandó al horizontal, pero del lado de arriba. 

Ya Millonarios no tenía el juego fluído del primer tiempo, las piernas no le daban y la cabeza tampoco. Y aunque la entrada de Beckham Castro y Luis Paredes por Juan Carlos Pereira y Daniel Cataño le dio un poco más de entusiasmo, el partido se le ponía cuesta arriba. 

Gamero se la jugó en los últimos minutos. Sacó a Mackalister Silva y metió otro delantero, Fernando Uribe. Pero si en el primer tiempo había rematado mucho, en el segundo jamás le acertó al arco. 

El partido contra Nacional, el miércoles en El Campín, será solo por cumplir el calendario. Millonarios pagó muy caro su esfuerzo, su falta de gol y sus errores puntuales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *