«Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer», Juan 15.5.

[facebook url=»https://www.facebook.com/OnlineDesafio/videos/189418002274134/» /]

¿Conoces cristianos que no viven en el poder y favor de Dios? La gran mayoría desean vivir una vida de abundancia espiritual y personal, pero desconocen los mecanismos para lograrlo. En su afán por obtener prosperidad, usan estrategias humanas, pero el fruto no crecerá ni madurará.

Jesús nos dice: yo soy la vid verdadera, el que permanece en mí, ese dará fruto.

Una relación íntima con el Señor es el primer paso para el éxito, luego Él mismo nos perfeccionará para dar mayor y mejor fruto.

Descubre todos los episodios de A Solas con Jesús y haz parte de este espacio de crecimiento espiritual.